Sobre la fila línea de la tolerancia humana

Pequeña conversación: "Yo tengo un iPhone", respuesta "pues yo un Android y es que los productos de Apple son clasistas, caros y explotadores"... ¡¡¡buff, cómo andamos de tolerancia!!!

Llevo meses pensando escribir algo sobre este tema, antes de empezar os doy una norma básica: No estoy criticando a nadie en concreto, así que nadie piense que hablo de él directamente, podría hablar de mi mismo, que haciendo autocrítica hay veces que también caigo en la mayor de las intolerancias.

El principio es la libertad de opinión

Debe ser innato al ser humano, todos tenemos nuestra propia opinión, eso, que puede parecerse al libre albedrío, es bueno, muy bueno, con varias opiniones se suele llegar a la mejor solución. ¿Dónde está el problema? Cuando tratamos de imponer nuestra opinión.

Y no estoy hablando de temas tan serios como la propiedad de un territorio o explotación de personas o acciones contra los derechos humanos... eso merecería otro largo debate. Hablo de cosas mucho más cercanas y simples, digamos cosas de micro-relaciones-personales, esas en las que hablamos cada día y llegan a causar enfados y enemistades, mucho más allá del debate.

Guerras de marcas, un primer ejemplo.

"Yo soy de Nikon", "pues yo de Canon", "estos nikonistas se creen que sólo ellos hacen fotografías", "vaya, otra mierda de cámara Canon, igual que todas las anteriores"... Si estáis pensando comprar una cámara de fotos reflex os reto a juntar a alguien que tenga una Canon (y se considere canonista) y alguien que tenga una Nikon (y se considere nikonista) ¿os darán un consejo útil? Os apuesto algo a que no va a ser así, acabarán discutiendo entre ellos. ¿Le afecta al canonista la cámara que tiene el nikonista? NO.

Otro caso similar es Apple contra el mundo. Aquí hay un grupo de gente adicto a los productos de la manzana mordida, el resto del mundo les tacha de clasistas, que si Apple tiene un programa de obsolescencia programada, que si fulano se compra un iPhone para lucirlo... es cierto, hay gente que tiene productos de Apple para aparentar, pero de ahí a llegar al insulto ¿Le afecta al que no tiene un iPhone que alguien lo tenga? NO.

La religión, el mejor ejemplo.

Los temas religiosos son, en mi opinión, el mejor de los ejemplos. En otros tiempos llegaban a provocar guerras, cruzadas y otras barbaries. A fecha de hoy esas guerras se han rebajado mucho, pero tenemos el debate en la calle.

Primero nos molesta que venga alguien con sus cultos religiosos, "a mi que no me pongan una mezquita cerca de casa", "no se puede llevar el velo en la cabeza", "no quiero que vayan con el burka por la calle" ... mucho debate, personalmente, mientras los cultos religiosos de cualquier tipo no incumplan la legislación y por poner dos ejemplo ¿le afecta al que no cumple el ramadam que otro lo cumpla extríctamente? NO.¿Le afecta al que no profesa ninguna religión que otros la tengan? NO

Otros muchos ejemplos con sus consecuencias.

  • Yo soy del Barcelona, yo soy del Madrid.... peleas en la puerta del estadio
  • A mi me gustan los toros, yo los considero una barbaridad... peleas en la puerta de la plaza para evitar las corridas
  • Yo soy de izquierdas, yo soy de derechas... broncas verbales cuando gobiernan unos y otros, cuando no manifestaciones.
  • Yo soy monárquico, yo soy republicano... broncas varias con las consecuencias que ya hemos vivido en otras épocas.

Una actitud positiva para evitarnos problemas.

Cada persona es libre de tolerar o no las ideas, actitudes, pensamientos y actos de los demás. El problema viene del grado de tolerancia.

No trato de quitar importancia a ninguna de las situaciones que he descrito más arriba y en otras miles que se os ocurran, personalmente me quedo con una frase: ¿Afecta a mi vida que otro haga, piense o actúe? NO. Pues que haga lo que quiera, yo no soy quien para insultar, criticar... simplemente yo lo haría diferente.

Una frase para acabar: Espero que seáis tolerantes con este artículo.

  • Lecturas 20