Soy un palo de selfie en paro

Otro ejemplo más del mal uso de la tecnología y las tonterías cerebrales de algunos. ¿Hacia dónde vamos?

Buenos días.

Soy un palo de selfie en paro, hace años me utilizaban con frecuencia, estaba yo visitando tranquilamente los monumentos más afamados del mundo y todos recurrían a mi. Una foto con la Alhambra para la familia Perez que venía desde un pueblecito de Asturias y que me contaban el calor que estaban pasando, una foto con la torre Eiffel a una pareja de enamorados, él la había llevado allí, con esfuerzo ahorrador incluido, para pedir su mano y se lo notaba en cómo le temblaba el pulso. Una foto en esa impresionante playa del caribe, cuidado con la máquina, me ha costado un dineral, pero hace unas fotos increíbles, ¡¡¡yo soy más de Nikon oiga!!!, pero ningún reproche. Como era un palo de selfie afortunado, hasta en Egipto había españoles, se nos nota a la milla, así que también una foto con las pirámides de Egipto al fondo, "¿en qué crucero váis? ¿a qué hora os habéis levantado? Todo impresionante, pero aquí no hay quien duerma". Y así otros miles de fotogramas perdidos... se me saltan las lágrimas.

El caso es que esos tiempos han pasado, ya nadie recurre a mis servicios, ya no podré ampliar la colección de fotografías hechas por mi y que adornan los álbunes de fotos, las paredes, las mesillas o simplemente los discos duros de tanta y tanta gente. Y es que me han relegado al olvido, ya no oigo esa frase "¿Podríais hacernos una fotografía, por favor?", ni la otra, "Dile a estos chicos a ver si nos hacen una foto", o "Está en automático, solo apretar y listo", o la más moderna de la época digital que suena a desconfianza total en la habilidad del fotógrafo accidental: "Haz unas cuantas, que son gratis". Soy esa persona que hace turismo como tú, esa a la que antes ojeabas al menos para que te hiciera una foto y a la que has sustituido por un palo, esa persona que durante años a ha fotografíado la vida agena y disfrutado haciéndolo. ¿Cuántas amistades han surgido de un momento así? ¿Cuánto se ha roto el hielo en viajes organizados con la excusa de la foto?.

Soy un palo de selfie en paro, pero os puedo asegurar que no me veréis llevando uno... esperemos que la pereza humana para no cargar con él artefacto en cuestión o para no cambiar de modelo con cada cambio de móvil, nos sirva para que sea sólo una mala pesadilla y dejemos de ser palos de selfie en paro.

Hasta las próximas vacaciones

  • Lecturas 59