NBA: El sueño perdido

El domingo por la mañana me autocree unas expectativas, pero no..., aún no ha llegado el día.

Recuperando lo perdido

Primera sorpresa del domingo por la mañana, ver el video del concurso de habilidades del All Star 2016. Realmente curioso, realmente interesante, realmente emocionante... me pareció que aquel concursillo que parecía “de relleno” empezaba a tener cariz de interesante. Parece que el modelo se consolida, que hay una faceta más de baloncesto para dar espectáculo y que la NBA empezaba a dar forma a algo que supongo pasó al principio con los concursos de mates.

Segunda sorpresa del domingo por la mañana, Curry no ha ganado el concurso de triples. Me puse a verlo, raro, y encima lo ha perdido en la final contra su “compi”. ¿Qué encima tiró segundo? Pues nada, que hay que verlo, la ronda de Curry no espectacular pero si brillante, la de Thompson mala al principio pero siete triples seguidos al final y zas... espectáculo no vivido desde los tiempos de Larry Bird. ¿Han vuelto los concursos de triples? Si, grandes lanzadores y emoción hasta el último carro.

Tercera inmensa sorpresa, parecía haber vuelto al pasado, Jordan y Dominic habían vuelto a las canchas a lucir palmito... no, estoy viendo mates de hoy en día, con más espectáculo casposo que antes. Hablo de salir vestido de chaqué, hablo de música rocambolesca, hablo de ... pero luego, con el balón en la mano, el concurso de mates ha sido todo. Mejor, mucho mejor que el último gran concurso de Jordan, hace un par de años que había innovación en los mates, pero no calidad. Lo de este fin de semana ha sido realmente brutal. Mates imposibles, mates originales, mates trabajados. Con casi toda certeza, y respetando en la distancia a los grandes mitos, el mejor concurso de mates de la historia de la NBA.

Veníamos ya calentitos

Y es que siendo serios veníamos ya contentos del partido del viernes, un poco flojos en defensa, pero podemos decir que para abrir boca el partido USA-Resto del mundo mereció la pena. Ver a esos jugadores en la pista siempre es interesante, ver una combinación que sólo se da una vez en la vida y verles disputar el partido hasta el final ... lo dicho, un buen partido para comenzar el fin de semana de las estrellas.

Y llegó el domingo y se fastidió

Pues si, hasta aquí llegó todo, se fastidió el domingo, en el partido de las estrellas, que más que partido de las estrellas fue el partido más estrellado de la historia. ¡¡¡193-176!!! Con ese marcado tengo que decir que me da igual todo, me da igual quién ganó, me da igual quién metió más puntos, me da igual quién puso más tapones, me da igual si han roto una o mil estadísticas... Este resultado de mal simulador de consola es un insulto al baloncesto.

Si quieren que traigan a los Harlem Glober Trotters la próxima vez, pero que no digan que eso es un partido. No pusieron intensidad ni posando para la foto oficial. Cálculo rápido, casi 8 puntos por minuto. ¿Había alguien defendiendo? No, pero el problema es que no había nadie jugando a baloncesto. Pases largos, ataques deslabazados uno contra nadie, dos contra nadie, tres contra nadie... si llega a haber fuera de juego tienen que quitar la norma para poder jugar este partido.

Me he dado el lujo de ver un cachito del All Star de 1992, seguramente el último All Star decente, ese en el que Magic se retiró, más que nada para recuperar sensaciones, que luego uno piensa que su deporte ha muerto y no puedo dejarme esa sensación dentro.

Y lo siento sobre todo por Kobe, en su despedida todo el mundo haciendo el payaso, y quien lo hacía al banquillo. Estadísticas maquilladas, comportamiento deslucido... vale, es un día para el espectáculo, pero no para esto, mates ya hubo el sábado, triples también, me habría gustado ver lo que tuvimos viernes y sábado: BALONCESTO... y es una pena que las estrellas no tengan a bien deleitarnos con lo que mejor saben hacer.

  • Lecturas 45